La alimentación es un factor fundamental para mantener nuestro estado de salud. Una dieta malsana es un riesgo clave de las enfermedades no transmisibles como es el colesterol, diabetes, hipertensión arterial etc. Aunque los riesgos de muerte asociados a dietas malsanas se dan principalmente en la edad adulta, los hábitos comienzan en la niñez, por ello es importante cuidar nuestra alimentación a lo largo de la vida.  

El pasado mes de marzo le dimos la bienvenida a la primavera, una estación que nos ayudara a conseguir algunos alimentos beneficiosos para nuestra salud. Consumir alimentos de temporada nos facilitara  además de encontrar precios más bajos, productos más ricos en nutrientes ya que se respetan su calendario natural y crecen en condiciones óptimas, lo que ayuda a mantener intactas sus propiedades.

Entre las frutas de temporada que podemos consumir  destacan las fresas, el plátano, el pomelo, la naranja o aún en abril, la mandarina y el kiwi.

Las verduras de este mes siguen siendo las de hoja verde, como acelgas, espinacas, lechuga y otras como el calabacín, brócoli, las judías verdes, el puerro, el repollo, la zanahoria o los guisantes.

En la pescadería podemos encontrar gran variedad de pescados entre los que encontramos merluza, pescadilla, bacalao, caballa, atún, lenguado, salmón, trucha, perca, mero y también mejillones, berberechos, ostras y vieras.

Las carnes estrella siguen siendo el pollo, la ternera, la carne de vacuno, el cordero, el conejo y el cerdo.

Estos grupos de alimentos distribuyéndolos a lo largo de la semana en diferentes tomas al día, nos aportaran energía, fibra, sales minerales y vitaminas, fundamentales para conservar el buen estado de salud, previniendo la aparición de las patologías mencionadas anteriormente.

A continuación podemos ver algunos ejemplos:

Merluza 

La merluza es uno de los pescados más consumidos habitualmente en España.

Se trata de un pescado blanco muy fácil de preparar y con unas excelentes propiedades nutritivas. Una de sus principales ventajas es que es un pescado bajo en grasa, lo que lo convierte en un excelente aliado para quienes siguen dietas con el objetivo de controlar el peso. Al tener un bajo aporte calórico (en torno a 65 calorías/100 gr.) si no añadimos salsas y optamos por formas de preparación como al horno o a la plancha puede constituir un alimento equilibrado, rico en nutrientes y que además contribuya a cuidar nuestra salud. Aporta vitaminas del grupo B: B1, B2,B3, B6, B9 y B12. Las cinco primeras son capaces de ayudarnos a la correcta absorción de otros nutrientes, y es muy rica en minerales como el fósforo, magnesio o el potasio, fundamentales para la correcta función muscular.

Plátano

No es extraño ver a los deportistas consumiendo plátanos antes de realizar una actividad.

Además de aportar los nutrientes específicos que ayudan a la hora de hacer deporte, contiene gran cantidad de fibra.

Avellanas

Las avellanas son un fruto seco que, a pesar de su alto valor calórico, tomadas con moderación, puede aportar bastantes beneficios para nuestra salud.

Aportan vitamina E, A, C , con funciones antioxidantes muy potente y varias vitaminas de grupo B (como la B1, B2 y B9) que nos ayudara a diversas acciones a nivel celular.
Además, aportan a nuestra dieta minerales como el calcio, el potasio, el magnesio y el fósforo, ideal para la salud osea y muscular.

Espinacas

Las espinacas son otra fuente de calcio, una fuente vegetal que nos beneficiara a mantener nuestra salud ósea, previniendo la aparición precoz de osteoporosis. Además contienen minerales como el magnesio y el potasio, ideal para la prevención de calambres.

Garbanzos

Los garbanzo por ejemplo, aportan más cantidad de calcio, que la misma cantidad de leche y se trata de un alimento que además del calcio, nos aporta fibra y muchas vitaminas.

Puerros

El puerro es rico en fibras, que unido a la gran cantidad de agua que incorpora, lo hace también ideal para evitar estreñimiento y favorecer el tránsito intestinal.

Son ricos en calcio, pero además en vitaminas del grupo B (especialmente B6 y B9), C y  E, que le confieren propiedades antioxidantes  y ayudan a mantener en buen estado el sistema inmunológico.

Espárragos

Los espárragos gracias a la asparraguina, un diurético natural, nos ayudan a eliminar, no solo líquidos sino también exceso de sales del organismo.

Otra de las ventajas de incorporar los espárragos a tu dieta habitual es que aporta al organismo antioxidantes como las glutationa que ayudan al cuerpo a luchar contra los radicales libres y evitar la oxidación celular.

Arroz integral

El arroz integral contiene hidratos de carbono de absorción lenta que nos va proporcionando energía lentamente a lo largo de las horas. Además, es rico en manganeso por lo que ayudará a nuestro organismo a convertir los alimentos en “combustible”.

Agua

Mantenerse hidratado nos ayudara a eliminar toxinas y regular el tránsito intestinal y además, dar sensación de saciedad.

Muchas veces, sobre todo con la llegada del frío, tenemos menos sed y, sin darnos cuenta, reducimos la ingesta de agua.

En los meses de frío la hidratación también es fundamental y prestando un poquito de atención será fácil hacerlo. Aunque durante un periodo de tiempo necesitemos estar pendientes, poco a poco se irá convirtiendo en un hábito y ello beneficiará a nuestro organismo.

Finalmente con todos estos consejos haciendo pequeños cambios en nuestra alimentación alcanzaremos grandes objetivos, manteniendo el estado de salud, y ganando calidad de vida. Objetivos que debemos ser capaces de mantenerlos a largo plazo, ya que nuestra salud nos lo agradecerá.