El cabello es mucho más que un anexo con función protectora. Detrás de él, se esconde información sobre nuestros hábitos de higiene, el estado de la salud física y emocional e, incluso, algunos rasgos de nuestra personalidad.

El cabello consta de dos partes claramente diferenciadas:

  • Una parte externa, el tallo, dividida en tres partes: cutícula, córtex y médula. La cutícula es la parte más externa del cabello y su estado condiciona el aspecto final del cabello. Si presenta
    roturas, está levantada o reseca, el cabello queda mate y áspero al tacto. Por ello, es necesario usar y aplicar productos reparadores que alisan la cutícula y devuelven un aspecto saludable al cabello.
  • Una parte interna, el folículo capilar, en la que se encuentra la raíz, que es la parte viva del cabello.

La piel situada en la parte superior de la cabeza se denomina cuero cabelludo. Es una piel especial, con características diferenciales respecto a la de otras zonas del cuerpo:

  • La epidermis se especializa en la fabricación de folículos.
  • Tiene menor resistencia mecánica y menor soporte estructural, debido a una hipodermis
    prácticamente inexistente.
  • La temperatura superficial es más alta por el efecto oclusivo de los cabellos.
  • El riego sanguíneo puede ser deficiente en la parte más alta.
  • La emulsión epicutánea contiene abundantes sustancias lipídicas, puesto que cada folículo consta de una glándula sebácea anexa.

Cuando todas las estructuras del cuero cabelludo están en equilibrio, los cabellos presentan un aspecto saludable.
A pesar de la gran resistencia del tallo capilar, las numerosas agresiones que recibe por tratamientos químicos y mecánicos, exposición al medio ambiente… acaban afectando a su estructura o a su coloración.

¿QUÉ OCURRE CUANDO SE ROMPE EL EQUILIBRIO?
El complejo equilibrio metabólico que posee el cuero cabelludo se puede ver alterado por numerosos factores, tanto internos (genéticos, hormonales…) como externos (productos inadecuados, lavados frecuentes…)
La actividad cutánea se verá modificada y la síntesis de proteínas y lípidos se alterará.
El pH ligeramente ácido de la emulsión superficial, que controla el desarrollo de los microorganismos, también puede variar, por lo que es frecuente las alteraciones vayan acompañadas de proliferación de microorganismos.
Al perder el equilibrio podemos tener diferentes alteraciones. Podemos resumirlas en:

Alteraciones en la producción de proteínas
– Síntesis proteica ALOPECIAS
+ Síntesis proteica: DESCAMACIONES

Alteraciones en la producción de lípidos
– Síntesis lídidos: PITIRIASIS (CASPA) SECA
+ Síntesis lípidos: SEBORREA

Alteraciones en ambos metabolismos
-> Hiperactividad sebácea y descamativa: CASPA GRASA

Alteraciones en la actividad sudoral
– Actividad glándula sudorípara: DESCAMACIONES
+ Actividad glándula sudorípara: HIPERHIDROSIS

DESHIDRATACIÓN Y PITIRIASIS

La pérdida de agua del cuero cabelludo y de los cabellos puede tener un origen genético o puede estar ocasionada por factores externos (clima, cosméticos agresivos, tratamientos médicos…)
El cabello deshidratado carece de brillo y es áspero y quebradizo. El cuero cabelludo es seco, presenta picor y el rascado produce escamas.
La pitiriasis o caspa es la descamación excesiva del cuero cabelludo con ausencia de irritación o inflamación. Estos signos permiten que se distinga de otros procesos descamativos, como la dermatitis seborreica o la psoriasis.

SEBORREA
La seborrea es una alteración de la cantidad y la composición del sebo de las glándulas sebáceas. En el sebo del cuero cabelludo normal predomina el colesterol libre y el pH es ácido. En cambio, en el cuero cabelludo seborreico predominan los ésteres del colesterol y el pH es menos ácido. La seborrea está ocasionada por alguno de los siguientes factores:

  • Genéticos: el sexo, la edad, antecedentes familiares…
  • Hormonales
  • Locales
  • Otros: estados nerviosos, productos cosméticos excesivamente grasos…

HIPERHIDROSIS
El aumento anormal en la secreción delas glándulas sudoríparas del cuero cabelludo o hiperhidrosis
ocasiona un cabello con aspecto húmedo de forma permanente, adherido al cuero cabelludo, muy
brillante y de tallo fino.

ALOPECIAS
La pérdida de cabello es característica y proporcional a la cantidad de cabello de cada individuo. Por tanto, los cueros cabelludos con mayor densidad capilar perderán mayor cantidad de cabellos que los cueros cabelludos menos poblados.
Una disminución más rápida de los cabellos recibe el nombre de alopecia. Las alopecias se pueden manifestar de forma generalizada o de forma localizada. En las primeras, la pérdida de cabello es difusa y se extiende por gran parte del cuero cabelludo. En las alopecias del localizadas, la pérdida de cabello se da en una zona determinada del cuero cabelludo, que queda completamente desprovista de cabellos, mientras que el resto del cuero cabelludo presenta un aspecto normal.
Si presentas algún tipo de alteración en su cabello no dude en consultarnos. En la farmacia El Espartal disponemos de un servicio dermocapilar con el que podemos recomendar un tratamiento personalizado para cada persona. El servicio se realiza una vez al mes, pero la persona encargada de ello es nuestra compañera Mª Jesús que estará encantada de ayudarte para tratar su problema lo antes posible.
¡¡ TU SALUD, NUESTRO COMPROMISO!!